Mi perro me folla el chocho a diario

0 views
0%

Aunque soy una mujer divorciada desde hace cinco años, tengo la gran suerte y alegría de que mi perro hermoso me folla el chocho a diario, no puede describir con palabras el placer tan inconmensurable que me transmite el animalito, la verdad es que pone todo el corazón en cada polvazo que me echa y yo se lo recompenso con unas mamadas de órdago que hacen que le brillen los ojos de gusto, noto como se queda tranquilo y relajado mientras le estoy comiendo la verga, se lo hago muy sensualmente y lento, primero le voy acariciando el nabo con sensualidad con las manos, luego paso a hacerlo con mi lengua suavemente y luego paso a meterme la polla entera del perro en la boca, en estos orales no solo lo disfruta mi perrito, también yo lo gozo y mucho.

Hago zoofilia con mi chucho hasta venirnos

Tengo que decir que mi chucho y yo siempre hacemos unos coitos muy exitosos, siempre hacemos la zoofilia hasta venirnos, nos corremos como dos bestias en la cama, en ese momento entramos en trance y no nada que nos distraiga, yo le restriego mis pechos voluptuosos por su cuerpo y le meto su pollón rojo y grueso entre mis tetas bien gordas para pajearlo con mis senos, el animalito saca la lengua muy afuera y comienza a jadear intensamente, parece que le va a dar algo de excitado que se pone, algunas veces le dejo que se corra en mis tetas y me eche la corrida en la cara y otras lo freno para que me penetre y se termine dentro de mi chocho.

Mi perro se ejecuta en mi coño y lloro de gusto

Cuando mi perro se ejecuta en mi coño, siempre lloro de gusto, aunque tambien disfruto mucho de los faciales y las pajas rusa, porque a mi tambien me excitan, no hay nada como sentir esa fuente de esperma calido corriendo por todo mi interior, y como su verga se engorda dentro de mi apretando mis paredes vaginales, se queda ahí encajada y durante todo el tiempo que permanezco abotonada a mi perrito no puedo aguantar el llanto de tanto placer como siento electrizando mi cuerpo entero, esto de la zoofilia con un animal al que se está muy unida, es todo un gozo que no se puede expresar.