Solo mi perro sabe follarme el coño

0 views
0%

Tengo que reconocer que solo mi perro sabe cómo follarme el coño como es debido, sobre todo porque yo soy muy exigente en la cama y no me suelo conformar con cualquier cosa, estaba harta de probar distintos hombres que me chuparan y me follaran bien la concha, pero tras múltiples intentos de goce total infructuosos, comencé a indagar en los videos porno de zoofilia, y ahí creí encontrar lo que de verdad necesitaba, así que comencé a pensar en coger con mi perro, lo tenía en casa y podría ser la solución a mis problemas, por lo cual empecé a llevármelo a la cama para ir adiestrándolo en el sexo animal conmigo.

Hago zoofilia oral y vaginal con mi perro

Al perro le costó bien poco hacerme un buena zoofilia oral y vaginal, en cuanto se puso a ello encontré por fin la felicidad completa, nunca antes nadie había conseguido que me corriera tantas veces seguidas chupándome el coño y metiéndome la polla, hay que ser muy buen amante para darle tanto gusto a una mujer y tan seguido, entonces es cuando estuve convencida que la mejor idea que se me había ocurrido en mi vida era la de seducir a mi perro para que me follara de lo lindo, entendía que para muchos aquello podría ser toda una perversión sexual, pero a mi lo que la gente opine me importa bien poco.

Perro cogiendo el coño de su dueña

Hoy en día ya no hace falta que llame a mi perro para que se meta en la cama conmigo, el perro viene solito para coger el coño de su dueña sin tener que incitarlo a ello, es tan caliente como yo y me lo demuestra a cada momento, me quita las bragas con sus dientes y luego me hace morir de gusto con su lengua escarbando en lo mas profundo de mi vagina, cuando ya me he corrido con el cunnilingus de mi perrito, me doy la vuelta y es cuando mi mascota amante me entierra la polla hasta que lloro a gritos de felicidad. Desde que conocí la zoofilia en casa con mi perro soy otra mujer distinta.